¿Cómo saber el precio de un diamante?
En un artículo anterior hablábamos de las características de un diamante. La pureza, el color, el corte y el peso son algunos detalles que debemos tener en cuenta a la hora de escoger estas hermosas piedras preciosas.

Aunque otro criterio que debemos considerar al elegir un diamante es su precio. En otras palabras, ¿sabes cómo determinar el precio de un diamante? En Lujazos te explicamos algunas curiosidades que te ayudarán a descubrir el precio de un diamante.

Más quilates, más precio

Tal y como comentábamos antes, existen una serie de cualidades que influyen en el precio de estas piedras preciosas. Características como el corte y el peso nos ayudan a determinar el precio de nuestro diamante. Especialmente el peso, que equivale al número de quilates de la piedra. Por lo tanto, a más peso, más quilates y también más valor.

¿Cómo saber el precio de un diamante?

En cuanto al color, nos referimos al brillo y a la intensidad. Cuanto mayores sean estas características, mayor será el precio de nuestro diamante.

Hay que tener en cuenta que existen una serie de clasificaciones internacionales que determinan la talla, la pureza, el color y el acabado de nuestros diamantes. Todas estas clasificaciones nos ayudarán a establecer un precio para nuestra piedra, teniendo en cuenta sus características.

El corte es lo más importante

De hecho, la pureza y el corte son dos características muy importantes que debemos considerar. En este sentido, el corte puede que sea una de las más importantes, ya que determina el brillo, la talla, el acabado y el pulido de nuestro diamante, influyendo así en su precio final. Porque un diamante correctamente pulido, es mucho más caro.

¿Cómo saber el precio de un diamante?

Ahora bien, ¿cómo podemos saber si el diamante está bien pulido? Cuando el trabajo es bueno, nuestro diamante refleja la luz en forma de arco iris, ya que la luz penetra más fácilmente en la piedra.

Las manchas hacen que pierda valor

El precio de un diamante también está determinado por su claridad o pureza. Unas características que tienen mucho que ver con el corte. Y es que las manchas, las líneas y todos estos pequeños detalles afectan al valor de nuestra piedra. Así que, cuantas más marcas tenga, menor será su precio.