El metal precioso más caro del mundo
Para calificar un metal precioso no sólo se puede utilizar el término “raro”, sino también natural, brillante y dúctil. Un metal precioso debe poseer un alto punto de fusión y una baja reactividad y, lo más importante, no debe ser radiactivo. El oro, la plata y el platino son, sin duda los más conocidos pero no llegan a ser los más caros del mundo. El platino (1.500$ onza) y el oro (1.200$ onza) ocupan el segundo lugar y tercer lugar, respectivamente. La plata se encuentra por debajo de estos.

Por si no lo sabías, existe un metal que se encuentra en el grupo del platino que, se suele mezclar con otros metales y que está considerado el más caro del mundo. Este metal es el rodio. Su elevado precio principalmente a que al estar mezclado con otros metales, su extracción es muy difícil lo que su valor aumenta considerablemente. Se suele encontrar principalmente en minas del sur de África, América del Norte y los Montes Urales de Rusia.

El rodio puede ser utilizado en una gran variedad de aplicaciones. Se utiliza en el proceso de “rodio intermitente” junto con el oro blanco y el platino con el fin de dar a las joyas un aspecto más blanquecino y conseguir que la superficie sea más reflectante. También se suele utilizar para la producción de convertidores catalíticos.

En 1979, Paul McCartney consiguió un disco de rodio y entró en el Libro Guinness por ser el compositor y cantante que más había vendido. Aproximadamente, el valor del rodio supera dos veces el precio del oro. Su precio ronda los 2.400$ por onza.