La mascota más cara del mundo
Ya lo dice el refrán: el perro es el mejor amigo del hombre. De hecho, hay quienes están dispuestos a gastarse todo un dineral para adquirir la mascota más cara del mundo. Un lujo que únicamente está al alcance de unos pocos privilegiados.

Este es el caso del dueño de un espectacular mastín tibetano que ha pagado la friolera cantidad de un millón de euros por este impresionante ejemplar. Mucho más que una mascota, el mastín es casi una pieza de colección, ya que se trata de una de las razas más antiguas del mundo.

Se cree que durante siglos, este magnífico can vigiló los campos y monasterios de la región del Tíbet. Los expertos también piensan que se trata de una raza puramente china, lo que aumenta considerablemente el valor de este perro. En China, poseer esta raza se ha convertido en un símbolo de poder económico que únicamente pueden permitirse determinados sectores de la sociedad, debido a la singularidad de la especie y al precio de la misma.

La mascota más cara del mundo
El perro más caro del mundo es un espécimen perfecto que ha recibido los mejores cuidados. Para su dueño, un importante inversor chino y empresario de la industria del carbón, el mastín tibetano es una importante inversión, ya que puede ser alquilado para procrear por el módico precio de 1.000 euros.

Este impresionante mastín tibetano, que responde al nombre de Hong Dong, sí que es el mejor amigo del hombre. Un espécimen alimentado con los mejores manjares, que mide 90 centímetros y pesa cerca de 80 kilos, cuyo asombroso pelaje de color rojizo ha aumentado todavía más su valor en el mercado. Sin lugar a dudas, es la mejor mascota del mundo, además de una importante fuente de inversión, que nos hará compañía, cuidará del hogar y además aumentará nuestros ingresos.