La tiara más cara del mundo
Si hubieras estado en Ginebra el pasado día 17 de mayo de este año, hubieras podido asistir a una subasta en la que el centro de todas las miradas fue una tiara que tras finalizar su subasta se convirtió en la más cara del mundo. Como no podía ser menos la subasta fue realizada por Sotheby’s y se caracterizó por su clásica sobriedad sin olvidarse del espectáculo que rodea todo este tipo de eventos.

Se mostraron diferentes obras de arte y algunas joyas entre las que se encontraba la tiara en cuestión. Esta pieza, perteneció a la princesa Catalina Henckel von Donnersmark. La pieza está completamente realizada a mano y destacan sus 11 esmeraldas colombianas que en conjunto tienen un total de 500 quilates. Según la explicación que dio el encargado de la subasta cada esmeralda se ha perforado especialmente para que quede perfectamente anclada.

El resto de la tiara está formada por diamantes, plata y oro. Los expertos esperaban que al finalizar la subasta la tiara alcanzase unos 10 millones de dólares pero cuál fue su sorpresa cuando al escuchar el mazazo final de la subasta se dieron cuenta de que el precio que había alcanzado era de 11,3 millones de dólares.

No se sabe nada sobre el millonario comprador, lo que sí se hizo público nada más terminar era que en ese momento la tiara se había convertido en la más cara del mundo. El récord anterior lo tenía una tiara de diamantes de101,27 quilates, que fue vendida por Christie’s Hong Kong por 6,2 millones de dólares en mayo de 2008.