La tienda de Apple en Beijing
Decir Apple es ya sinónimo de lujo. Aunque cada vez hay más adeptos a la marca, lo cierto es que es raro adquirir un producto a un precio económico. La marca de la manzana sabe que con su poder puede mover montañas y sabe que cada vez que abre una tienda, el evento se transforma en algo extraordinario. Estos días ha inaugurado su tienda más grande de Asia.

Beijing es la ciudad elegida para conseguir que por un complejo de tres pisos se distribuyan todos sus seguidores adquiriendo productos que muchos solo sueñan tener. La tienda está en la calle comercial de Wangfujing, justo en el corazón de la capital, y tiene una superficie de 2.300 metros cuadrados. China es ahora el segundo mercado más grande para Apple después de EE.UU., pero la compañía también ha sido criticada por las condiciones en las que sus productos son fabricados en el país.

El entusiasmo por los gadgets de la empresa entre las clases del país consumidor ha tenido un rápido crecimiento que se vio claramente en la inauguración de la tienda cuando la calle se llenó de compradores esperando entrar al comercio. Muchas otras tiendas en China también están autorizadas para vender los productos de Apple.

La popularidad de Apple en China es tal que el lanzamiento de los nuevos modelos de iPhone en los últimos años ha conseguido que la gente se agolpe en la puerta de los comercios dándose empujones para conseguir tener en sus manos estos teléfonos inteligentes. Este deseo incontrolado también ha hecho que haya un gran mercado negro de estos gadgets.