Los vestidos más caros del mundo
Tan solo unas pocas y exclusivas prendas cumplen con los requisitos exigidos para formar parte de la Haute Couture, un término francés que utilizan los expertos para referirse a la Alta Costura. Un título que ostentan todas aquellas prendas elaboradas artesanalmente y a medida de la clienta, que además tienen una gran riqueza de materiales.

¿Sabes cuáles son los vestidos más caros del mundo? Firmas como la maison francesa Chanel, Dior, Givenchy y Christian Lacroix, entre otras, pueden presumir de pertenecen a este selecto club de la Haute Couture. Sus vestidos pueden superar los 50.000 euros y en algunos casos hasta los 200.000, o incluso más. Mucho más que vestidos de lujo, son verdaderas obras de arte con unos precios de escándalo que merecen un título propio.

Diamantes y vestidos de cóctel

Pero con el permiso de los vestidos más icónicos de Chanel, Versace, Jean Paul Gaultier y otros grandes maestros de la Haute Couture, uno de los vestidos más caros del mundo está firmado por la británica Debbie Wingham. Una joya que desfiló durante la Semana de la Moda de Ucrania, rodeada de una gran expectación.

Su precio de cinco millones de euros supera con creces la escandalosa cifra de muchos otros vestidos de lujo, hasta de la mismísima Mademoiselle Chanel.

Los vestidos más caros del mundo
Con semejante precio, no es de extrañar que este famoso vestido haya entrado a formar parte del libro Guinness de los récords y que incluso tenga su propia categoría. Un ostentoso diseño negro salpicado de diamantes (en la imagen de nuestro artículo).

Sin embargo, aquí no termina todo. Los modistos Chloe and Reese lograron superar este diseño con un vestido de cóctel con 100 diamantes engarzados que cuesta unos 15 millones de dólares.

Y 30 millones de dólares por el vestido de Malasia Faisol Abdullah

Pero todas estas cifras no son nada si las comparamos con los 30 millones de dólares del vestido del modisto Malasia Faisol Abdullah. Diseñado en colaboración con un célebre joyero, el vestido en un atrevido color rojo pasión combina seda, satén, 700 diamantes y cristales de Swarovski.

¿Todavía piensas que son vestidos de Alta Costura?