resort-de-lujo-en-el-caribe2
Alojarse en el hotel Ladera Resort de Santa Lucía, situado en pleno corazón del Caribe, es adentrarse en la naturaleza más salvaje y extraordinaria que te puedas imaginar. Rodeado de frondosos bosques que tiñen el paisaje de verde y con unas impresionantes vistas al océano, este lujoso Resort es un capricho que despertará los cinco sentidos.

Si todavía no has reservado hotel para tus próximas vacaciones, toma nota de la propuesta turística que te presentamos hoy en Lujazos. Hacemos un recorrido virtual por este pequeño paraíso. ¡Que lo disfrutes!

Una naturaleza privilegiada

resort-de-lujo-en-el-caribe2
Este lujoso Resort obsequia a los turistas con unas vistas impresionantes a las montañas volcánicas de Pitón que por cierto están declaradas Patrimonio de la Humanidad y además son una Reserva Ecológica protegida por la UNESCO.

Arrecifes de coral, riqueza natural, biodiversidad y belleza paisajística se dan cita en un complejo turístico con mucho encanto. Pero además de naturaleza, Ladera Resort de Santa Lucía ofrece una propuesta vacacional de lo más amplia. Un centro de Spa, cocina de gourmet, paseos a caballo, jardín botánico y paseos en barco, entre otros muchos planes para turistas de todas las edades.

Decoración rústica

resort-de-lujo-en-el-caribe2
Dentro del hotel, te esperan unas habitaciones elegantemente decoradas y con unas vistas paisajísticas que cortan la respiración. Y por supuesto, con una decoración en sintonía con el entorno. Habitaciones rústicas y con mucho encanto para desconectar de todas las preocupaciones y dejarse querer por la belleza de Santa Lucía.

Paraíso tropical

resort-de-lujo-en-el-caribe2
Un estado insular que está ubicado en el Mar Caribe y que es muy conocido en todo el mundo por la belleza de sus playas, su clima tropical y su gran número de Resorts. Además de la selva, los picos de montaña Pitons y el Parque Nacional Isla de la Paloma.

Sobran los motivos para visitar uno de los hoteles más espectaculares y sobrecogedores del Caribe. Y las imágenes que acompañan a nuestro artículo son un buen ejemplo de ello.