Un mastín tibetano rojo, el perro más caro del mundo
Hong Dong. Es el nombre del perro más caro del mundo, un mastín tibetano rojo por el que su nuevo dueño pagó hace unos días la friolera de un millón y medio de dólares, lo máximo jamás pagado por una mascota canina. Su dueño, un magnate del carbón de China, removió cielo y tierra hasta conseguirlo y no le importó hacer un descomunal desembolso económico para llevarlo hasta su hogar.

El perro en cuestión tiene tan solo 11 meses, mide un metro de altura y pesa cerca de 90 kilos. Sí, 90. Lo más característico de la raza mastín tibetano es que son perros muy simpáticos y que por su pelaje parecen ositos de peluche que estarías abrazando todo el día. Algunas de las razones de que se haya pagado tanto dinero es que estos perros solo se consiguen en el Tíbet, que es una de las razas más antiguas del mundo y que varias leyendas orientales cuentan que profetas como Gengis Khan y Buda los tuvieron.

Además, los mastín tibetanos se han convertido en una raza muy codiciada en China ya que representa la prosperidad económica, especialmente si es en color rojo. De hecho, muchos empresarios han comenzado a pasar de coches deportivos y joyas para poder hacerse con mascotas como estas. Sin duda a este can le espera una auténtica vida rodeado de lujos, aunque también da que pensar el hecho de que una persona pueda gastarse millón y medio de dólares en un perro, por mucho que sean mascotas y una vez que las tenemos las queramos infinitamente.

Esta compra superó a una china que en el año 2009 había pagado algo más de medio millón de dólares por el que se consideraba hasta la semana pasada el perro más caro del mundo y que, casualmente, también era un mastín tibetano. Veremos cuánto tiempo tardan en pagar por un perro algo más que por nuestro ya amigo Hong Dong.