Una sala de cine en casa
Si eres un cinéfilo empedernido, o simplemente te gusta ver películas con un sonido realmente bueno y una gran pantalla seguro que alguna vez has soñado con convertir alguna de las habitaciones de tu casa en una auténtica sala de cine.

Primero lo intentaste con el revolucionario home cinema, que incluía altavoces delanteros, traseros y frontales y un amplificador con sonido dolby surrond. Pero no era suficiente. Así que decidiste comprar una televisión de plasma, que en seguida cambiaste por una de LED de 40 pulgadas. Y la cosa cambió bastante.

Por último añadiste un sofá con asientos abatibles y reposa pies que incluía – por qué no – portavasos e incluso espacio para colocar tu bolsa de palomitas. Ya está. Ya tienes una sala de cine. Pero, ¿podría ser aún mejor? Lo sentimos pero sí.

Una empresa de Miami, conocida con el nombre de First Impressions, se ha convertido en la pionera del diseño y la construcción de estos teatros privados, y los resultados son más que logrados. Sólo tienes que fijarte en la fotografía, o visitar su web: www.cineloungers.com.
Una sala de cine en casa
Butacas de terciopelo o de piel, decenas de colores para elegir, el espacio que desees entre butacas, pantallas enormes… estas salas de cine son un auténtico sueño y la calidad es incomparable. Además, First Impressions también se encarga de la insonorización de la habitación, de que la iluminación sea de película y del control de vibración y ruido para que tu cine particular sea lo más parecido a una sala de verdad.

Si lo deseas, en lugar de contratar a los artistas de Miami puedes crear tu propia sala de cine a tu gusto, pero necesitarás espacio, dinero y muchas ganas – además de bastante maña – de trabajar.