El yate más lujoso y espectacular del mundo
Lo primero que he pensando al ver la imagen que encabeza nuestro artículo de hoy, es que estaba viendo una nave espacial de última generación o algo por el estilo. ¡Qué gran equivocación!

En realidad, este impresionante diseño es un yate de lujo, o mejor dicho, un Señor Yate. El rey por excelencia de todos los yates.

El yate más lujoso y espectacular del mundo
Hasta que alguien consiga superar esta joya de la navegación, el Adastra Superyacht, que así se llama esta obra de arte, es sin duda el más lujoso de este 2013 y puede que también de la historia. ¿No te parece?

El encargo especial de un multimillonario

¿Y quién es el propietario de este asombroso yate? Yo me imaginaba a un James Bond al timón, pero en realidad es el multimillonario Anto Marden quien lo dirige. Este afortunado dueño encargó su diseño a John Shuttleworth, que debe ser toda una eminencia en el diseño de este tipo de embarcaciones marítimas. Y después de ver las imágenes del yate, no tengo la menor duda de que, efectivamente, así es.

El yate más lujoso y espectacular del mundo

Un diseño que, por cierto, ha sido galardonado en los Premios Mundiales 2013 Superyacht. A su bajo consumo de combustible hay que añadir además un diseño realmente innovador con cascos delgados y exterior aerodinámico que permiten viajar mucho más rápido.

Diseño, lujo, tecnología, confort…

Con este impresionante yate, cruzar el ancho océano es una experiencia absolutamente increíble y única en la vida. 42,5 metros de largo, 16 metros de ancho y 52 toneladas de diseño, confort y lujo en estado puro.

El yate más lujoso y espectacular del mundo

Este monstruo de la navegación está mucho mejor equipado que mi casa: un comedor con vistas panorámicas, cocina completamente funcional, baño… y además puede ser controlado con un toque desde el iPad y hasta 50 metros de distancia.

¿Qué opinas? Después de ver las imágenes y conocer mejor el Adastra Superyacht, ¿merece el título del yate más lujoso del mundo? La respuesta está clara: Sí, por supuesto.

Imágenes cortesía de www.john-shuttleworth.com