Tecnología deluxe: un dron de oro de 24 quilates